Autoexigencia

A veces las personas nos exigimos demasiado y nos comportamos como el entrenador más estricto que se pueda tener.

No tiene por qué ser durante todo el tiempo, a menudo simplemente al afrontar ciertas situaciones nos planteamos objetivos demasiado altos y difíciles de alcanzar, cosa que crea una presión enorme, y en caso de no conseguirlos nos atormentamos por ello.

¿Es necesario? Si nos planteásemos los objetivos en términos más razonables y fuésemos capaces de ser flexibles en caso de que el resultado de nuestra acción no fuera el esperado, de no conseguir el objetivo, nos adaptaríamos a la situación, relativizaríamos lo ocurrido y sobretodo no nos “machacaríamos” a nosotros mismos.

Es muy importante ser capaz de flexibilizar y relativizar, ser indulgente con uno mismo y no exigirnos más de lo que podemos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s